martes, 10 de julio de 2012

Sakamichi no Apollon


Nuestros amigos de la web imprescindible de manga, anime y videojuegos Ounomachi (que os recomiendo encarecidamente que la visitéis), nos traen hoy la reseña de uno de los mejores animes del año, "Sakamichi no Apollon" dirigido por el responsable de títulos tan emblemáticos como "Cowboy Bebop" o "Samurai Champloo", Shinichiro Watanabe. Con ella iniciamos desde aqui una colaboración con ellos en la que nos acercarán reseñas y artículos sobre manga y anime, creo que no podíamos iniciarla con mejor pie que con esta magnífica reseña:



Recientemente ha terminado una de las series de anime más importantes del año, e incluso nos atreveríamos a decir que también la mejor. Sakamichi no Apollon es un título que lo tenía todo para convertirse en un bombazo y así ha sido, así que si todavía no la conocéis, os invitamos a que sigáis leyendo para descubrir por qué le echamos tantas flores.
Empecemos primero por detallar un poco la historia. Ambientada a mediados de los años sesenta, la trama se desarrolla en un ambiente rural que todavía se recupera de las heridas de la guerra, pero que a su vez empieza a verse muy influenciada por el contacto con América. Kaoru Nishimi, un estudiante modelo, llega a este pueblo de Kyushu después del enésimo traslado por culpa del trabajo de su padre. Aunque viene de familia rica y siempre saca buenas notas, la verdad es que Kaoru es un chaval un poco introvertido que no sabe relacionarse bien con los demás, así que una vez conoce a Sentaro Kawabuchi (al que todos temen por sus pintas de delincuente), parece que la tragedia está servida. Sin embargo, gracias a la interacción de la delegada de clase, Ritsuko Mukae, los tres empiezan una entrañable amistad que se verá fortalecida por un factor muy especial: su afición por el jazz, un estilo musical con el que tendrán muchas experiencias y que terminará marcando sus vidas para siempre.


El desarrollo, muy en la línea de cualquier josei, nos muestra la vida de estos personajes y sus relaciones amorosas, sin caer en ningún momento en lo cursi ni lo empalagoso. Además, nos gustaría destacar la increíble evolución que sufren estos protagonistas, que en ningún momento pecan de parecer planos o aburridos. Kaoru es el más racional, pero también el más cerrado, aunque pronto aprenderá a compartir su vida con los demás. Sentaro tiene fama de bruto, pero es un trozo de pan que nada tiene que ver con los rumores que circulan sobre él y sólo busca un lugar al que pertenecer. Ritsuko, a su vez, está entre lo adorable y lo encantador: un cielo de persona que tiene mucho miedo de mostrar sus sentimientos, pero que deberá aprender a ganar el valor suficiente para confesarlos. Cualquiera de ellos podríamos ser nosotros, son un reflejo muy real de ese momento que todos vivimos como adolescentes, y en cierto modo ése es el gran encanto que tiene este anime.
El manga se estuvo publicando desde 2007 en la revista Flowers de Shogakukan y terminó el pasado enero con un total de nueve tomos, más un décimo extra con pequeñas historias sobre los personajes secundarios. Así como quien no quiere la cosa, su autora, Yuki Kodama, ganó el Premio Shokakukan a la mejor obra en la categoría general, demostrando una vez más que ésta no es una historia cualquiera. Por su parte, el reparto de la adaptación animada es de lujo no, de súper lujo. La dirección está a cargo nada menos que de Shinichirō Watanabe, una leyenda del anime que ha firmado series tan memorables como Cowboy Bebop o Samurai Champloo. El guion, de Ayako Katou y Yūko Kakihara, adapta de forma muy fiel la obra original, que se ve reforzado por los diseños del siempre elegante Nobuteru Yūki (La visión de Escaflowne, Space Battleship Yamato 2199). Y rematando la jugada, al mando de la banda sonora nos encontramos a Yoko Kanno, conocida por sus excelentes composiciones en series como las ya mencionadas Cowboy Bebop y Escaflowne.


En cuanto al apartado técnico, nos alegra decir que comparado con la racha de animes mediocres que están inundando el mercado en los últimos años, éste saca sobresaliente como poco. Tezuka Productions y MAPPA (a la que algunos ya consideran la nueva Madhouse) han hecho un trabajo excelente con la animación, con fondos muy detallados y un efecto sombreado en los personajes que les dota de un relieve muy resultón. Mención especial a los momentos en que los protagonistas tocan sus instrumentos, con unos movimientos tan fluidos que parece imposible que estemos viendo una producción televisiva. Sin duda, toda una lección para la mayoría de estudios, que cada vez bajan más la calidad de sus obras.
Sin embargo, no todo son fuegos artificiales. Si tuviéramos que destacar algo negativo de esta serie, sería la duración. El canal noitamina (¡maldita seas, noitamina!) que emitía la serie sólo programó espacio para un bloque, o lo que es lo mismo, 12 episodios: una duración claramente insuficiente para un manga que tiene nueve tomos en su haber. El director Watanabe ha hecho todo lo posible para encajar la mayor parte, y de hecho ha conseguido adaptar de forma muy fiel el contenido de la historia, pero el ritmo resulta demasiado acelerado y ha sido inevitable suprimir algunas escenas que ayudaban a entender el contexto de la trama, sobre todo en el episodio final.


A pesar de todo, esta lacra no empaña en absoluto el resultado, que sigue siendo una serie fantástica que no dudamos en recomendar a todo el mundo. Quizás haya pasado un poco desapercibido por no ser una historia de acción ni un thriller con giros demenciales, pero este anime (insistimos) es lo mejorcito del año, y no nos sorprendería en absoluto que después del éxito que ha tenido nos encontremos con un dorama que lo adapte en un futuro no muy lejano. Os animamos a que riáis, lloréis y os emocionéis con Sakamichi no Apollon y decidáis por vosotros mismos si es o no la grandísima historia que nos ha parecido a nosotros.

Puntuación: 9/10

4 comentarios:

A falta de ver el último capítulo es una serie que me esta encantando, aunque es cierto que 12 capítulos son insuficientes y que por ello parece no aprovecharse el contexto histórico y social que vivió Japón en esos años, con las revueltas estudiantiles y el clima de crispación por la ocupación norteamericana.
Pero aún así es fácil encariñarse con los personajes, la animación es fantástica y tanto los fondos como los diseños preciosos. Creo que sobra decir que la banda sonora es casi perfecta.

Aun tenemos que empezarla, pero con esta reseña y tu comentario parece imposible no buscarla y ponerse con ella.

eh seguido la serie desde que comenzo y puedo decir que es una de mis favoritas de este año, no solo por la musica la historia es fantastica, comparto la opinión de que 12 capitulos fue muy poco, de las pocas series que me han echo sentir algo maravilloso al verla

Si que es verdad que se hace corta y se hubieran agradecido más episodios para poder extenderse más. A falta de ver un par (a ver si el fansub del que la estamos viendo nos da una alegría y la acaba pronto) de episodios, grandísima serie :)

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - http://elpozodesadako.blogspot.com/ Add to Technorati Favorites Blogs http://www.wikio.es EspaInfo: buscador de España